El Padrón de importadores sectorial Textil y los OTC de la Organización Mundial del Comercio

Ago. 31, 2017

El Padrón de importadores sectorial Textil y los OTC de la Organización Mundial del Comercio

Es posible que estemos ante la presencia de un ambiente de comercio exterior convulso y con interrogantes para la comunidad que desarrolla estas actividades. Los gobiernos están obligados a la protección de las industrias sensibles para el desenvolvimiento armónico de la economía. No obstante lo anterior, una sobreprotección se puede tornar en “proteccionismo” afectando el libre flujo comercial en condiciones de igualdad.

En nuestro país para importar textiles, es necesario acceder a un registro especializado que se llama Padrón de importadores de sectores específicos que se puede consultar en el Anexo 10 de las Reglas de Comercio Exterior para 2017; en este sector se establece que se requiere el padrón sectorial para los importadores que clasifiquen las mercancías en las fracciones arancelarias de los capítulos 50 a 63 de la Tarifa del impuesto general de importación y exportación (TIGIE). Para aplicar a este registro se le pide a la persona interesada que debe presentar lo siguiente, bajo protesta de decir verdad:

  • Escrito libre con la relación del nombre completo y RFC válido de los socios, accionistas y representantes legales actuales de la empresa; en caso de tener socios o accionistas extranjeros, anexar el comprobante del aviso en términos del artículo 27 del Código Fiscal de la Federación (CFF), e indicar el número de identificación fiscal correspondiente. La autoridad procederá a verificar que tanto la persona física o moral que promueve, los socios, accionistas y representantes legales cuenten con la Opinión de Cumplimiento del artículo 32-D del CFF en sentido positiva
  • No encontrarse en el listado de empresas publicadas por el SAT en términos de los artículos 69 y 69-B, tercer párrafo del CFF
  • Escrito libre donde se relacione el domicilio completo (Calle, número exterior, número interior, colonia, código postal, municipio o delegación, y entidad federativa) de las bodegas y sucursales donde se mantendrán las mercancías importadas. Dichos domicilios deberán encontrarse dados de alta y activos ante el RFC
  • Escrito libre donde se relacione el nombre completo, RFC válido y número de seguridad social del personal al cual el contribuyente actualmente expida CFDI por concepto de las remuneraciones. En caso de que se haya contratado a un tercero para que lleve a cabo la contratación, administración y remuneración de los trabajadores, se deberá indicar la Razón Social y el RFC de dicho contribuyente

La Organización Mundial de Comercio es el organismo rector de los intercambios de mercancías; los países miembros se adhieren a cumplir con los códigos y reglamentaciones de aplicación general. Dentro de estos códigos de conducta se encuentra el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio (OTC) el cual trata de asegurar que los reglamentos, las normas y los procedimientos de prueba y certificación no creen obstáculos innecesarios.

El Acuerdo reconoce el derecho de los países a adoptar las normas que consideren apropiadas; por ejemplo, para la protección de la salud y la vida de las personas y de los animales o la preservación de los vegetales, para la protección del medio ambiente o en defensa de otros intereses de los consumidores y no se impide a los gobiernos a adoptar las medidas necesarias para hacer cumplir sus normas.

Pero existe un marco de principios que aportan contrapeso. Un exceso de reglamentos puede ser una pesadilla para los fabricantes y exportadores, y el Acuerdo alienta a que se apliquen normas internacionales. En cualquier caso, sean cuales fueren los reglamentos que utilicen, no pueden ser discriminatorios.

El Acuerdo también contiene un código de buena conducta por el que se rigen los órganos gubernamentales, no gubernamentales o industriales para la preparación, adopción y aplicación de normas voluntarias. Son más de 200 los órganos de normalización que aplican el código. El Acuerdo estipula que los procedimientos utilizados para decidir si un producto está en conformidad con las normas pertinentes tienen que ser justos y equitativos. Se desaconseja la utilización de métodos que den a los bienes de producción nacional una ventaja injusta.

Como observamos en los documentos que se solicitan para el padrón sectorial, el propósito tiene implicaciones  fiscales dejando de lado los principios del OTC (para la protección de la salud y la vida de las personas y de los animales o la preservación de los vegetales, para la protección del medio ambiente o en defensa de otros intereses de los consumidores).

Los reglamentos técnicos y las normas industriales son importantes, pero varían de un país a otro. Tener demasiadas normas diferentes hace la vida difícil a los importadores y los exportadores. Las normas pueden convertirse en obstáculos para el comercio. Sin embargo, también son necesarias por una diversidad de razones, desde la protección ambiental, pasando por la seguridad personal y la seguridad nacional, hasta la información al consumidor. Y pueden ayudar al comercio. Por lo tanto, se plantea una vez más la misma pregunta básica: ¿Cómo asegurar que las normas sean realmente útiles y no arbitrarias o una excusa para el proteccionismo? En esta era de la información y herramientas tecnológicas de gran alcance, ¿Es necesario que un importador proporcione información que las autoridades fiscales ya tienen en sus sistemas informáticos?


Los Socios de Russell Bedford y los integrantes del Comité Fiscal estamos a tus órdenes para asistirte en cualquier duda en relación con el contenido de este Flash.

{# #}